martes, 3 de abril de 2012

Al ver que el enemigo les apuntaba directo, le dijo:
-Estamos solos.
Ella se dio cuenta, y de inmediato pensó que no les dispararían. Eran solo ellos dos, y analizó que sería demasiado inútil si lo hicieran, desperdiciarían el tiempo y todo lo demás. Ella sólo se preocupó en verle el rostro y pedirle tímidamente un te quiero con la mirada... Pero de repente, algo le golpeó la cabeza. Sólo sintió el golpe contra su pecho, y después comprendió lo que pasaba; estaba siendo disparada... Se aferró a el, mientras de reojo le vio mojarse. Después solo pudo bajar la cabeza y tratar de escupir el líquido que les lanzaban, y luego... Quedaron solos. Nuevamente. Inmóviles, incapaces de abrir los ojos, preocupados del uno y el otro, tocándose y tratando de comunicarse. Había sido una injusticia la razón por la que fueron atacados, pero ella no pensaba en eso, y el le pedía disculpas, pero ella no le encontraba el sentido. Gente se acercó a ayudarles, pero ellos apenas podían moverse, y no eran capaces mirarse, pero ya pasaría... Al cabo de unos minutos, ya podrían estar tranquilos de nuevo... 
-Pero estábamos juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario